El Defensor del Pueblo es un órgano unipersonal, independiente, y con autonomía funcional administrativa. Su misión es la de atender reclamos o denuncias en defensa, protección y promoción de los derechos e intereses legítimos, individuales y colectivos, consagrados por nuestra Constitución Nacional y Provincial de los habitantes del Municipio de Tandil, frente a actos, hechos u omisiones de la administración pública municipal.

El Defensor del Pueblo es el aporte más importante del derecho público para mejorar la calidad institucional. Fortalece el sistema democrático, encauza la participación popular y se convierte en una efectiva herramienta de garantía de los derechos de la población.

Es un órgano auxiliar del Estado que permite poner al descubierto incumplimientos, irregularidades, disfuncionalidades o discriminaciones, cometidas por cualquier órgano implicado, lo cual puede generarle responsabilidades administrativas, jurídicas o políticas.

Toda persona que se sienta afectada por abusos, negligencias o irregularidades, y que no haya obtenido satisfacción a su demanda por parte de la administración municipal puede acercarse a la Defensoría del Pueblo.

El Defensor del Pueblo es designado por el Honorable Concejo Deliberante, por el voto de las 2/3 partes de la totalidad de los miembros del cuerpo legislativo, a partir de propuestas de entidades intermedias representativas de la comunidad. Ejerce su función por un período de cinco años, pudiendo ser reelegido por un período similar.

HISTORIA